domingo, 15 de junio de 2014

Libertad.

Hace poco leía algo sobre lo de la libertad en la montaña y el ir ligero y rápido. Al leer los pensamientos de esta persona a quien conozco y que es deportista de reconocido nivel en Aragón, no puedes evitar el reflexionar sobre sus palabras. "Ligero", "Velocidad", "Libertad"... claro, no es difícil el imaginarse a uno mismo subiendo a toda velocidad por una ladera o saltando de gendarme en gendarme en una aérea cresta... Es cierto, no es difícil imaginar (y bastante irreal en mi caso por cierto), y menos después de engullir imágenes y vídeos de los Jornet, Kupricka,... Yo mismo me he sentido atraido por la búsqueda esa sensación de "conexión con el cosmos" de la que hablan estos deportistas/seresdeotroplaneta. Inevitablemente te lanzas a buscar tus retos para alcanzar el "mindfulness de la larga distancia" y poco a poco te das cuenta que alcanzar ese estado de plenitud se transforma en dolor,sudor y más dolor. Sin embargo es tan fuerte esa imagen de uno mismo volando sobre tus pies que una vez y otra, y otra más sales a buscar eso que dicen poseer ya este grupo de privilegiados. ¿Por qué? Sería cómodo reblar y abandonarse. Encontrar siempre una excusa para hacer otra cosa pero incomprensiblemente vuelves a salir y solucionas el acertijo. No es que quiera ir más rápido o llegar más lejos. Lo que me llama es estar ahí fuera. Sentir la piedra, la lluvia, la flor, el viento o ponerse el sol. Llegar arriba parar y mirar. Entender que es allí donde estás bien... ¿Y si fuera esa "la tan nombrada libertad"?