jueves, 27 de octubre de 2016

ARA SALVAJE. Una historia que discurre entre cumbres.

"Las montañas ayudan a los hombres a despertar sueños dormidos"
                                                                                           H. Tazieff

Foto de Eduardo Moreno de  The Black Mountain 
  Cuando heredas algo inmaterial acabas haciéndolo tuyo, transformándolo y haciéndolo crecer, siempre respetando la raíz de ese bien que te han transmitido. De mi padre heredé la pasión por la naturaleza. Los recuerdos de mi mismo y mi familia en el campo se remontan hasta lo que mi memoria alcanza. Ese regalo que me hicieron de pequeño me moldeó como persona. Conforme fui creciendo las montañas ejercieron sobre mi un influjo al que sucumbí sin oponer resistencia… Hoy, puedo decir que en la montaña he reído y sufrido, he hecho amigos que son como hermanos y que encontré el amor gracias a la montaña… espero poder transmitir a mis hijos esa pasión que yo recibí de mi padre.


Foto de Eduardo Moreno de The Black Mountain
Foto de Eduardo Moreno de The Black Mountain 

     Hace unos meses tuve la oportunidad de entrar en la vida de una familia que vivía en y de la montaña… Me ofrecían un nuevo punto de vista. Ver lo que ellos veían a diario a través de una cámara. Era perfecto. Además querían hacer una película sobre sus vidas y un río. El río Ara. El último río salvaje de los Pirineos. El símbolo de lucha de una tierra y de sus gentes. Era perfecto para inspirar un guión. Entre sus saltos, gorgas y pozas se entrelaza la vida de esta familia con la historia de esas gentes y yo iba a ser testigo directo de ello. Aquella oportunidad añadía un capítulo clave en mi relación con la montaña. Iba a ver la montaña al modo de los que cuentan su historia. El círculo seguía dibujándose. Nuevas caras fueron apareciendo a mi alrededor. Todas ellas dispuestas a escuchar aquella historia que discurría entre las cumbres y se deslizaba entre rocas. Para escucharla teníamos que ir allí donde nacía, a lo más alto, y sin duda iríamos, por que luego la historia tenía que ser contada.

Foto de Eduardo Moreno de The Black Mountain 
Permaneced atentos a las últimas novedades de ARA SALVAJE
http://osolevisual.com/arasalvaje/

lunes, 29 de agosto de 2016

Trail Valle de Tena 2016. 42K. 3600m+. Dulce dolor.


"Para llegar a donde no estamos tendremos que avanzar por donde no vamos"
                                                                       San Juan de la Cruz (1542-1591)


¿Por qué haces esto? ¿Merece la pena? ¿Qué obtienes de semejante esfuerzo?... En el tiempo que llevo en esto de correr por crestas y valles me he encontrado con estas preguntas y sus múltiples versiones más veces de las que puedo recordar. Mi experiencia no me ha dado aún las respuestas a tan contundentes cuestiones, seguramente los que estén más fogueados que yo sabrán que contestar... o no. Quizá sea un error andar buscando la solución total a tan justificado interrogatorio. 
Cuando se para el tiempo, el corazón se apacigua y el esfuerzo realizado se observa con perspectiva, empiezas a buscar con que responder al dolor de tus piernas. ¿Y si ellos tuvieran razón? Pero entonces ese dolor dibuja una sonrisa en la cara e ilumina nuestra alma. Es entonces cuando los que nos inquieren perciben algo semejante a una solución para ese enigma.















Gracias Carl, de no ser por tu ayuda no habría podido acabar la carrera.

Fotos Carl Gálvez.


domingo, 13 de septiembre de 2015

Un año y pico más tarde... al mal tiempo, buena cara.

No si es la mejor ocasión para retomar el blog. El caso es que he hecho varios intentos de hacerlo y las entradas se han quedado en meros borradores que no sé si serán publicados en algún momento. En fin, aquí estoy dispuesto a revivir a Jeremías Johnson y su blog.
Lo conseguiré?


Cuando empecé con esto de correr por el monte ya notaba que esto iba a ser una "enganchada" de las buenas. Me transmitía gran parte de lo que necesitaba en ese momento y ahora sigue haciéndolo un año y pico más tarde. Si en aquellas primeras salidas a correr por los montes de al lado de casa, me hubieran dicho cómo iba a evolucionar esa nueva manera de estar en contacto con la montaña no me lo habría creido. Habría respondido que sólo buscaba el estar en el monte, respirar y sentirme de alguna manera libre. Un año y pico más tarde resulta que esa forma de relacionarme con la naturaleza me ha llevado a afrontar retos que ni siquiera sospechaba que pudiera llevar a cabo.
El episodio más reciente (y sé que no será el último) de esta nueva manera de entender la montaña me ha dado pistas de lo que esto de correr entre ibones, atravesar collados, y bajar por laderas significa para mi.
Esto me ha dado fuerte, pero mucho... y además debe ser contagioso. Gente de mi alrededor, por lo que parece, ha acabado sintiéndolo de una manera que intuyo similar a como la siento yo y ha acabado dando pasos por los mismos senderos, cuestas y bosques.

Con Charly y Bárbara.

La otra pista esta directamente relacionada con lo que este sábado me ha sucedido. Me explico. Este sábado participaba en lo que iba a ser la carrera más larga en la que me había inscrito. TRAIL2HEAVEN, 48 kilómetros entre el Valle de Benasque y el de Luchón en Francia pasando por el Portillón de Benás y el Puerto La Glera. 2500 metros de desnivel positivos que me tuvieron bastante intranquilo los días anteriores. Ya de por si son ingredientes suficientemente importantes para no tomárselos a la ligera por lo que si además, añadimos como condimento una mala previsión meteorológica, la cosa toma un cariz "interesante" capaz de hacer replantearse la situación varias veces. No obstante allí estaba yo, en los Llanos del Hospital de Benasque, a las 8:30 de la mañana dispuesto a tomar la salida con un grupo de gente con la sana intención de disfrutar de frío, viento, granizo, lluvia, piedras resbaladizas y barro. No voy a hacer una crónica de la carrera ahora.

En la salida de Llanos del Hospital. Pistoletazo y granizada al canto.

Simplemente comentar que las peores previsiones de la meteo se cumplieron con creces, que acabé mojado de pies a cabeza y pasé mucho frío. La carrera se acabó para muchos de nosotros en el Km 20, en el Hospice de France. Por recomendación de la Gendarmería francesa, la organización decidió neutralizar la prueba en ese punto debido a las malas condiciones climatológicas de la subida al Puerto La Glera...

Bajando al Forau de Aigualluts desde el Cuello de la Renclusa

Las vistas desde un poco más abajo del Portillón de Benás.
En la bajada no dejó de llover en ningún momento.
 Dentro de esa nube está el Hospice de France.





El avituallamiento del Hospice.

...y aquí va la pista que nombraba antes. A pesar de no poder acabar, cosa que podría ser frustrante, las sensaciones, han sido con diferencia mejores que en ninguna de las carreras en las que he participado previamente. He descubierto que me gusta correr con frío e incluso con lluvia, funciono bien... y sobre todo he descubierto que incluso estando bajo esas malas condiciones, si eres capaz de esbozar una sonrisa, es que lo que estás haciendo te gusta mucho...

Mi dorsal.

Llegando a La Renclusa. Cortesía de Juanjo frutos.




martes, 24 de junio de 2014

El Bachimala y Los Hermanos de La Montaña...

"-... hermano, tenemos que ir a La Montaña, sentimos la llamada... cuando no estamos allí, imaginamos que estamos... allí hay algo, algo que merece la pena. ¿Qué es hermano?... 
- No lo sé,... llevo mucho tiempo buscándolo y todavía no he encontrado la respuesta a lo que preguntáis. Supongo que es por eso por lo que vuelvo una y otra vez... 
- Nosotros queremos buscar también... Si lo encontramos, ¿ya no querremos ir más?
- Puede ser,... por eso si alguna vez os preguntan por qué tenéis que llegar a lo más alto, que qué hay allí arriba, decid que no lo sabéis y dejad que os juzguen cómo a locos. Pero no desistáis. Al fin y al cabo... ¿No es de locos buscar aquello que no sabéis que es?


domingo, 15 de junio de 2014

Libertad.

Hace poco leía algo sobre lo de la libertad en la montaña y el ir ligero y rápido. Al leer los pensamientos de esta persona a quien conozco y que es deportista de reconocido nivel en Aragón, no puedes evitar el reflexionar sobre sus palabras. "Ligero", "Velocidad", "Libertad"... claro, no es difícil el imaginarse a uno mismo subiendo a toda velocidad por una ladera o saltando de gendarme en gendarme en una aérea cresta... Es cierto, no es difícil imaginar (y bastante irreal en mi caso por cierto), y menos después de engullir imágenes y vídeos de los Jornet, Kupricka,... Yo mismo me he sentido atraido por la búsqueda esa sensación de "conexión con el cosmos" de la que hablan estos deportistas/seresdeotroplaneta. Inevitablemente te lanzas a buscar tus retos para alcanzar el "mindfulness de la larga distancia" y poco a poco te das cuenta que alcanzar ese estado de plenitud se transforma en dolor,sudor y más dolor. Sin embargo es tan fuerte esa imagen de uno mismo volando sobre tus pies que una vez y otra, y otra más sales a buscar eso que dicen poseer ya este grupo de privilegiados. ¿Por qué? Sería cómodo reblar y abandonarse. Encontrar siempre una excusa para hacer otra cosa pero incomprensiblemente vuelves a salir y solucionas el acertijo. No es que quiera ir más rápido o llegar más lejos. Lo que me llama es estar ahí fuera. Sentir la piedra, la lluvia, la flor, el viento o ponerse el sol. Llegar arriba parar y mirar. Entender que es allí donde estás bien... ¿Y si fuera esa "la tan nombrada libertad"?

viernes, 30 de mayo de 2014

Dos años...

Desde siempre la gente que subimos al monte, al llegar a la cumbre, nos gusta observar lo que queda debajo de nosotros. Al norte, al sur, al este y al oeste. Escrutamos con interés cualquier detalle del paisaje que nos ayude a almacenar el momento en nuestra memoria. Yo también soy de esos... y es verdad que desde lo alto es más fácil divisar mucha más parte del terreno que nos rodea. Eso nos hace sentirnos un poco más grandes (o más pequeños?)... pero desde hace dos años tengo una nueva costumbre. Siempre que alcanzo el punto más elevado, miro al cielo. Intento apartar con la mirada las nubes para que mis pensamientos vuelen mejor. Es agradable. No hay obstáculos. Sé que mis palabras imaginadas llegarán a donde quiero que lleguen. Sin duda. Arrastradas por el viento.

Nublo, te echamos de menos...


jueves, 20 de marzo de 2014

Territorio

"... y cuando llega el sol nos atrevemos a decir que quizá sea demasiado, que con su calidez robará nuestro deseado y efímero invierno,... cuando no llegaba, escrutábamos entre las nubes para adivinar por donde haría acto de presencia. Ahora ha venido con autoridad incontestable. Tal vez, algunos deseemos en voz baja, con la mirada puesta en el suelo que se guarde de nuevo su poder para un poco más adelante. No queremos que devore demasiado rápido aquello que anhelamos durante tanto tiempo."

Las última semana ha sido productiva en salidas al monte. El buen tiempo ha acompañado y he podido conocer algún sitio nuevo o volver ha lugares a los que hacía tiempo que no iba. Peylarún, el Puerto de l'Aiguillete o la Sierra de fubillons han sido algunos de esos destinos. Aquí os dejo algunas instantáneas.

En algún lugar del Valle de Tena
Midi d'Ossau
Chera y el Midi
En la cumbre del Peylarún
Peylarún
Chera en el collado de l´Aiguellete
Panorama desde el mismo collado
Penachos de nieve en Pineta
Es Fubillons
Cotiella
Vistas desde una de las cumbres de la Sierra de Fubillons
Autoretrato
Puerto de Sahún y Sierra de Chia